miércoles, 31 de diciembre de 2008

Deseo Austero para el año 2009


Quiero que mi caballo se lance cielo arriba,
hacia las cumbres, bordeando la esperanza,
relinchándole alegre a los riscos austeros,
cabalgando, jinete de aguas claras.

Quiero atravesar el río de agua dulce,
que murmura canciones de sorpresa,
cuando ve a mi corcel volar tan alto,
encendiendo de colores la pálida foresta.

Quiero que la linterna que me guía,
alumbre claro y fuerte las montañas,
y las llene a su paso de gallardía.

Quiero que en mi huerto crezcan flores
de la mas pura luz, sin sombra alguna
hasta que mi alma se convierta en Una.

jueves, 25 de diciembre de 2008

Los Besos


Los besos son el néctar
de los amantes,
se alimentan de ellos,
se funden en ellos,
se bañan en ellos.
Los cubren como la espuma
baña los arrecifes
y los alza en vuelo grácil
más allá del infinito.
Los besos son el pan sagrado
del que comen los amantes.
Son la caricia hecha vida,
la prolongación efímera del campo
que ondula espigas nuevas
bajo la paciente luz del universo.
Los besos, son miel de abeja celeste,
presente, inexistente.
Los cautiva y los ata,
los transforma y los suspende
por sobre la cima de sus
propias almas.
Los besos, van más allá de los cuerpos,
cuelgan como racimos de uva fresca
en el vendaval de los labios,
brotan, giran, bifurcan
y vuelan caprichosos,
anaranjadamente,
sobre los pechos.
Los besos, son sólo eso: besos.

Derrumbre


El silencio 

ha ido cayendo,

silenciosamente,

sobre el silencio

del amanecer

temprano.

sábado, 20 de diciembre de 2008

Los Amantes


Los amantes cuando se aman se bendicen,
Se retuercen como aladas madreselvas,
Se rocían con perfumes de la aurora,
Se estremecen como juncos en la brisa.

Los amantes se besan y se prueban,
Se juntan en los montes de delicias,
Se carcomen como ráfagas de viento,
Enloquecen con la última caricia.

Los amantes son briosos caballeros,
Se sujetan de las crines y se ausentan,
Viajan raudos en la noche incierta,
Llenando de latidos la foresta.


Los amantes cuando se hablan dan suspiros,
Se miran a los ojos cautivados,
Se cogen por las manos enamorados,
Y se incrustan en los labios coronados.

Los amantes cuando se oyen muy quedados,
Se contemplan y escuchan sus suspiros,
Se silencias captando los gemidos,
Se iluminan cuando todo ha terminado.

Los amantes son el beso siempre alerta,
La caricia y el suspiro ahí latente,
Se confunden con el canto de la fuente,
Y se inundan con el agua del torrente.

Los amantes como nube blanca y ágil,
Se deleitan por el viento acariciados,
Cristalinos cual antorchas de luz frágil,
Alumbran los rincones olvidados.

jueves, 18 de diciembre de 2008

Oración al Cielo


Este cuerpo marchito lo abriga tu alba capa,Nada me pesas, Flor de eterno vuelo,
Lumbre de la voz y las palabras,
Antorcha insigne, flor de la mañana,
Sobre tu corazón llueven mis palabras.

Soplo del alma, corazón bendito,
Abrázame y cobija mis tesoros,
envíame la luz de tu gloriosa luna,
Desde la rosa amplísima de tu blanca cumbre,
Donde tu perfumado vuelo roza al hombre.

Hazme vivir bajo tus ilusiones,
Esparce nieve sobre mis montes claros,
Diáfano cielo que protege al hijo,
Que de tus parpados se escapó volando,
Para llegar a anclarse entre tus brazos.

miércoles, 10 de diciembre de 2008

Ausente


Enséñame a decir adiós
Tan sólo con palabras
Para hacer del humo
El aliento que te busca.

Ciega hacia mí tus miradas
Enséñame a ya no pertenecernos
A no juntar el tiempo de las hojas
Con la luz pálida del alba.

A tus Ojos


Si la vida me diera un instante a tu lado,
Para mirar tus ojos y bañarme en el ámbar,
De las aguas que duermen en el fondo dorado,
De tu mirar tranquilo que cobija tu alma.

Sumergirme quisiera y ondular sin reparos,
Siguiendo la corriente de tus aguas silentes,
Con mi luz encendida hundiéndome en el claro,
De tus ojos que a veces detienes en mi frente.

Nada mas yo quisiera que mojar mi velero,
Navegar dulcemente con el ancla levada,
Y dejarme llevar por la brisa y consuelo,
Que levantan tus parpados al llegar la alborada.

Una mirada abrazo, una tierna mirada,
Izan anchas mis velas como si fueran ráfagas,
Y anclada en tus pupilas, tiernamente quedada,
Me rindo ante tus ojos alojada en tus lágrimas.

Amado que te llevas contigo mí consuelo,
Sin comprender siquiera porque amo tu mirada,
Levanta las cadenas de esos dos tus luceros,

Y déjame vivir para siempre en su calma.

La Barca de las Palabras

Emblema

viernes, 5 de diciembre de 2008

Gotas


Gota de Agua… 
La gota suspendida sobre la nada 
Como agua de lágrima salada 
Se derrumba hacia la noche de la tierra 
Transparente, religiosa, ensimismada.   

Gota de luz…   
Traza en su curso luz de blanca nieve 
De transparencia cristalina orgullecida 
La simpleza de la vida en su corona 
De la estrella que oculta en su alma viva.   

Gota de vida…   
Siembra a su paso sólo la quimera 
De la vida que anida en su albo pecho 
Ocultando nuevamente bajo el lecho 
El esplendor que riega en su caída.   

Gota de sabia…   
Nada más quisiera parecerme 
Un relámpago de tiempo a su belleza 
Erguir como ella la cabeza 
Para seguir mi viaje y comprenderle.   

Gota de amor…   
Te miro recorrer sola y esquiva 
La inmensidad de cielos sin estrellas 
Lavar frente a mis ojos los cristales 
Saludándome al paso como diva.

domingo, 30 de noviembre de 2008

Mi Silencio

El silencio se hace tarde en mis entrañas,
me corroe por dentro,
me hace trizas la sangre.

El silencio es mi aliado predilecto,
anda rondando por los muro,
se agazapa en cada esquina de la casa.

El silencio en así,
se instala y se aclimata.
Trepa por las paredes
me mira frecuentemente
desde el techo.

El silencio es como yo:
Silencioso.

Gota de Lágrima

Cae, cae, cae, una gota: ¡Ting!, ¡Splach!, ¡Plum!
resbala por el vidrio de mi ventana
que mira hacia la cumbre y se desvanece.

No supe si era un ojo o la lágrima quien corría.
Adiviné los hilos cristalinos que la unían al parpado
pero se cortaron cuando traté de anudarlos a mi garganta.

Quise con ellos devolver la tristeza hacia los cielos,
olvidarme del agua que escurría descalza,
descansar del aliento de la tristeza indómita,
refugiarme en el hueco de las letras marchitas.

¡Ting!, ¡Splach!, ¡Plum!, raudas se despeñaron
corriendo por la vera enfrente a mis pestañas
liberándome, al fin, del dolor de estos ojos
que se abrieron al sol consumiendo el rocío
de mi eterna nostalgia

domingo, 19 de octubre de 2008

Canto a Pirque


Donde la inspiración se hace hombre,
Y el hombre se hace canto.
Emerges de los cerros de un campo que olvidado,
Lo riegan y lo besan sus pies amanecidos,
Eres como un volcán tan suave y apagado,
Manteniendo el influjo de sus fuegos dormidos.
Pirque, mi Pirque bien amado,
Cuna de mis ancestros más bravos y aguerridos,
Cuidadores cautivos de la tierra y los llanos,
Labradores perennes de sueños ya tejidos.
Dios bendice los pechos de tu gente sencilla,
Y les regala fuerza, valor y las delicias,
Que de la tierra madre manos de blanda arcilla,
Extraen sin descanso la abundancia divina.
Pirque, mi bien amado Pirque,
Como no he de cantarte si para mi eres vida,
Naces desde los cerros acunada y tranquila,
Y te lavas los pies en las soleadas rivas.
El canto de tus ríos mecen tus sueños diáfanos,
Y fecundan tus campos con su grácil torrente,
El viento raco y calido te cubre con su manto
Y disuelve la mácula que se adhirió a tu frente.
Pirque, mi bien amado Pirque,
Ancestro de mi casta cultivaron caricias,
Acariciaron pámpanos deshojando las viñas,
Para que el vino nuevo derramara delicias.
Pirque, flor insigne del campo, rocío y luz postrera,
Eres como una lámpara encendida a los cielos,
Y te cantan los vientos, los pájaros, la higuera,
Niños de amaneceres has parido en el ruedo.
Los hijos se te acodan madre patria querida,
Y los acoges huérfanos les regalas familia,
Por eso ellos te hablan con tal amor que brilla,
Como mano celeste te acarician dormida.
Pirque, mi bien amado Pirque,
Donde el hombre se hace canto,
Y el canto te bendice.

lunes, 6 de octubre de 2008

Pecados de Pecadores en Red


Normy desde Argentina ha dicho :

Hay pecados por todos conocidos,
que por poco original no son usados,
hay pecados que vuelven del pasado,
y traen su resabio envejecido.

Hay pecados veniales como Puertas,
hay pecados mortales de bolsillo,
hay otros que me acuerdo muy sencillos,
y hay otros en que ya perdí la cuenta.

Hay pecados dulcísimos y hermosos,
que no quiero dejar, aunque lo intento,
cuanto mas los atrapo, mas los rento,
y quedan en tus brazos sudorosos.

Hay pecados mayores y tremendos,
y los hay del tamaño de una bula,
cuando siento mi ser lleno de gula,
al borde de la mesa del sustento.

Y los hay, esos pecados con castigos,
en caseta de cura murmurados,
¡diez rosarios te ordenan! y afligido,
los dejas en la cruz del incensario.

Pero hay otros de Mayor, de Gran tamaño,
de los que no quisiera padecer,
cuando en los ojos niños de un anciano...
en la puerta de un Templo ciudadano,
le niegas los mendrugos, que Comer.


Magda desde España ha colaborado :

Hay pecados que no son sino bendiciones,
En cambio otros son pura abominación.
Hay pecados que merecen ser cometidos una y otra vez.


Normy insiste:

Me gustan los pecados clandestinos,
desde donde mirar no se los deja,
bailarme un pasodoble con Emilio,
y una ranchera country con el "Cejas".

Me gustan esos grandes bien logrados,
parar en Chile...y dormir la siesta,
bailar una cuequita con Gonzalo, d
ejarte un abrazo, si aun estas despierta.


Gracia Gadel desde Chile contribuye:

Hay pecados antiguos y hay modernos,
hay pasados y hay otros de los nuevos,
hay enormes y pequeños eso entiendo,
hay medianos y mediocres de los buenos.

Cuando caigo en el pecado de lo antiguo,
cuando esbozo uno pequeño con la mano,
mas me gusta el verso pues ufano,
le hace quite al pecado por castigo.

Me gustan los pecados colegiales,
que andan cautos por la acera de los niños,
son medianos y pequeños, no les riño,
porque así han de saber cual es profano.

No acepto los pecados de los hombres,
que le niegan el pan al desvalido,
me rebelo contra el tonto que ha creído,
que es mejor pues su mesa tiene brillo.

Me gustan los pecados de los viejos,
son sutiles y efímeros lamentos,
los mandan hacia el cielo en un intento,
de llamar la atención del dios querido.


Jefe "pecador" Cejas desde México agrega:

Hay pecados que se esconden tras virtudes,
hay pecados que se sientan a esperarte,
hay pecados que requieren de amplitudes,
hay pecados que no puedo ya contarte.

Un pecado solitario y pequeñito se ha formado,
se ha creado entre tus manos milagrosas,
se ha llenado de los besos que me has dado,
se ha nutrido al calor de muchas cosas.

El pecado del que hablo no es de muerte,
es pecado que se vive en tus latidos,
es pecado al que yo aspiro si es mi suerte,
el pecado de tus besos prometidos.


Jefe "internacional" Cejas sigue agregando:

Me gustan los pecados clandestinos,
que hacen del amor un contrabando,
me gustan los pecados Argentinos,
que mueven tu cadera con el tango.

Me gusta a mí pecar cuando el desfile,
de bellas y adorables mujercitas,
por eso es que me gusta hacerlo en Chile,
bailando con pecado las cuequitas.

Si quiero resguardar mi anonimato,
me gustan los pecados Colombianos,
de aquellos que bailando Vallenato,
pecando despacito entre tus manos.

Bailando el paso doble allende el mar,
quisiera redimir mi penitencia,
con lindas Españolas a pecar,
y así me quito el peso de conciencia.

Mariachi yo prefiero en mis pecados,
bailando con el ritmo de mi tierra,
pecados que ya di por olvidados,
y busco revivir con la que quiera.


CANTACLARO desde Colombia responde:

Son húmedos mis pecados,
dichosa noche, atrevida,
eres bravo mexicano,
ven conmigo, vida mía.

La experticia he dedicado,
a veniales distraída,
los mortales deseados,
ven feliz a mi guarida.

Ardo en fuego delicado,
envidiosas tus queridas,
sacia mi deseo alzado,
a mi pronto, estoy perdida.

Este hambre ya ha empezado,
y se inicia desmedida,
que a saciarme dedicado,
y feliz quedo dormida.


Jefe “redimido” Cejas le responde:

Pecado sería acaso no escucharte,
no acudir presuroso a tus llamados,
pecado hubiera sido no estrecharte,
y dar por no vividos tus pecados.

Pecado hubiera sido no adorarte,
no besar tu cuerpo enamorado,
no dejar en tu espalda mi estandarte,
no gozar con tu anhelo conquistado.

Si pecar me condena al sufrimiento,
si el pecado cometido es de muerte,
penitencia bien ganada mi tormento,
lo que venga bienvenido así mi suerte.

No he pecado pues lo tengo merecido,
he llegado hasta llorar sobre tu espalda,
fue pecado el no quitarte a ti el vestido,
fue pecado no morir bajo tu falda.


CANTACLARO coquetea:

Consumida en pecados sublimados,
felicidad pecar dichas causando,
goza el pecador ardores pecando,
pecados son infiernos anhelados.

Mis pecadores afines, amados,
pecados clandestinos voy gozando,
amante de Satán me estoy quemando,
placeres ricos cuerpos calcinados.

Pecadora excelsa de Tierra y Cielos,
como tú que aparezcan mil demonios,
voy fundida en delicias con mi amado.

Déjame en pecando, alzo raudos vuelos,
pecar húmedo, música, jolgorios,
quiero yo morir, pecando a tu lado.


Verónica nos dice desde Uruguay:

Estos versos son un ejemplo de discriminación para con mi paisito......
Hay pecados de Argentina, Chile, España, Colombia, México.........
se olvidan del país de los pájaros pintados!
Otra forma de leer esto sería muy liberadora,
ya que nos hemos liberado del peso del pecado!
! No es poca cosa!
Con ese negativización de la vida dejada de lado,
¿Será que los uruguayos estamos parados ya en otros portales?
El señor jefe habla de tango, dejando de lado a Uruguay,
siendo que el himno de los tangos brotó de versos uruguayos,
de las manos de un uruguayo. En fin......
Soy el saltamontes discriminado.


Jefe Cejas responde abochornado

Quisiera yo un pecado en río de plata,
pecado de pasión a lo Uruguayo,
bailando con su música que mata,
y si lo llego a olvidar, me parta un rayo,
¡Pecadora eres!
Servida MPS (mi pequeña saltamontes).

Cerateado desde Argentina dice:

Pecado sería callar y hablarte de sus porque
Pecado sería el no ser y triste a veces puede ser
Pecado sería tu caña en mi dulce lago...
Pescado sería en tu plato.

Y ahí que demonios hago...

Pecado sería mi silencio
en tus brazos acurrucado
pecado mis dulces besos
mirando para otro lado

Pecado seria mi cuerpo
no por ti acariciado
pecado tus amarguras
sin por mi ser consolado.

Gonzalo Torres desde Chile agrega:

El pecado de la cueca es mirar a los ojos a china
pero subirse en la moto de la vecina.
o mejor dicho como buen ladino:
¡Te bailas una cueca con la enamorada
y luego la sigues con la hermana! sankius.

Jefe, permiso, llegó la hermana.

Alicia Abatinni entristecida desde Argentina dice:

El pecado cuando no es pronunciado no es pecado...

En realidad hoy ya no hablamos de pecado,
falta la culpa, o la tristeza en algunos.

Un trabajo excelente de todos.
Lástima que no podía entrar, eso sí es un pecado.

José Javier anonadado, desde España nos dice:
¡Cuánto, cuánto habéis pecado!
Arrepentíos,
pues se acerca el fin de Google,

y quien no esté a bien con su creador

se precipitará en la Gehenna.

Gracia agrega para todos:

Han sido un resplandor todos los versos,
mucho cuales por viejos no olvidados,
han salido del cuerpo muy intensos,
ha roto las argollas del candado.

Norma nos trajo al ruedo del pecado,
nos halo con sus voces de torera,
nos puso en medio de la estera,
para así recordar al olvidado.

Gracias te doy amiga de allá enfrente,
detrás de cordilleras y de montes,
por haber despertado con tus dotes,
las palabras que brotan de la esfera.

Si un pecado se olvida en el tintero,
o que alguno ha quedado en el resabio,
déjalo andar, ponlo entre tus labios,
para que yo lo copie con esmero.

sábado, 4 de octubre de 2008

Felipe, Jefe Cejas,desde México dijo ......

Homenaje de Felipe a los integrantes del grupo Literatura y Poesía.

Interplanetarias canciones
Et bailando la rumba en el sol
sorprendentes descripciones
de un Arauco conejo de girasol

Deliciosas y completas descripciones
profundas, alegres y de llanto
relatos de Manchegas situaciones
que nos hacen esperar un adelanto

Tangos fieros y sensuales descarados
desde la tierra Argentina, Rio de Plata
habla de amores ciertos e inventados
y que a veces toman sol de serenata

CantosClaros y lamentos, luego llantos
que se muere o se derrite de ternura
corazón gigante en donde viven tantos
y que late por Manchega galanura

Desde Pirque enamorada del paisaje
decidida a relatarnos sus bellezas
vuela alto, ave de fino plumaje
nos comparte su emoción como cereza

Con sus versos sensuales nos conquista
es autora de las mas finas delicias
nos seduce, nos conmueve y nos da pista
de su gran corazon con sus noticias

Es autor de una crítica increible
desde España, viene a ser un gran Maestro
da consejos, tiene estilo y es sensible
y a la hora de escribir siempre esta presto

Investiga cual ninguno los enigmas
siempre tiene soluciones a la mano
sabe ser de los que no ponen estigmas
y a la hora de escribir un gran hermano

Dice ser solo un novato en la poesía
mas escribe que da miedo el muy canalla
es un gran mensajero de alegría
que a la hora de luchar, te da batalla

Caballero que se dice tímido de amores
que visita los mercados silencioso
que intenta desprenderse de dolores
y se muestra tras dolores amoroso

Risa fresca ella tiene en la respuesta
es amena y tiene un alma cristalina
siempre sabe que decir y te contesta
y parece de sentires adivina

Compatriota que aparece cual cometa
que le encanta galantear con las mujeres
cuando escribe si que sabe ser poeta
y las suele enamorar con sus haceres

Locutora y lectora de poesía
hacedora de milagros en las redes
es intensa, es un sol de mediodía
es precisa, mujer entre mujeres

Tiene un nombre viril y de gran peso
y nos llena los ojos de alegría
cuando encuentra a su musa le da un beso
y nos llena los oídos de poesía

Ambientalista y soñadora gran persona
que se vino a instalar en estos lares
es filosofa y le brota la naurona
es mujer y es amiga de pesares

Si es que alguno no aparece en el listado
si es que olvido algún poeta en esta lista
es que un verso le tengo reservado
solo diganme quien es... solo una pista

agradecido con todos por su luz incandescente

Jefe "orgulloso de estar aca" Cejas 

jueves, 25 de septiembre de 2008

Silencios


Aquí en mi pueblo, en este pueblo mío
el silencio anclado en las raíces de las flores
reina como espectro taciturno.
Sólo los pájaros abren brechas, irreverentes,
en la tela oscura del silencio nocturno.
Pero son bienvenidas las golondrinas,
ellas pían despacio para no despertar
a los botones de oro adormecidos.
Nada los acaricia, y aunque el viento
errabundo les trae las noticias
de la vida allá afuera
ellos callan sus voces mezclando sus perfumes
al pálido reflejo de la fuente.

lunes, 22 de septiembre de 2008

El Llano en Primavera


Llegó la primavera volando por sobre los tejados,
por el sendero oscuro de la espera,
conminando a la tierra a encenderse,
como una nueva estrella de pies verdes,
como una vieja estrella reverdeciente.

La hermosa primavera de los cerros de Pirque,
baja por las laderas y los surcos opacos,
iluminando todo y a su perfecto paso,
se van abriendo las amapolas de los campos,
como lámparas anaranjadas y sonrientes

En el Llano donde vivo los pastos que han crecido,
bajo el frió que los atenaza en inverno,
la luz les desata nuevamente la frente,
y emergen armoniosos cubriendo con su manto,
las extensiones yertas y silentes.

Todo es luz, todo es rió de verdes primaveras,
cada copo de nieve se estremece en el árbol silencioso
y los dedales de oro enardecidos por la espera
bordan, tejen y cosen con hilos de pura estrella.

En mi jardín amarillea el Aromo con sus mil soles
las Violetas cantan con sus suaves perfumes
y hurgan los ventanales para entrar como flechas
a todos los rincones de esta casa que brota
por todas partes como insigne y prospera quimera.

Al mirar cada gota de nuevo ensueño,
me parece que cabalgo por los cerros de mi Pirque
atolondrados los cabellos, disparados al viento
y en la brisa cuajada de perfumes sonrió a la esperanza nuevas
porque hoy ha florecido la grácil madreselva.

Mi dulce primavera que ha llegado en canciones
se instala aquí en mi pecho como ramo de olivos
y se mece en el canto de las fugaces golondrinas
que anidan bajo el alero acogedor de este sitio.

Yo, te invito primavera con tus zapatos verdes
a quedarte como sino bajo el alero cálido
en el cálido nido.

Gracia Gadel
Pirque, 21 de septiembre del 2008 

domingo, 21 de septiembre de 2008

Zapatos Verdes


Con su zapato verde centelleante,
El tranco presuroso y muy robusto,
El señor Primavera, caminante,
Llegó por la vereda de los justos.

Apareció sonriente y rutilante,
Con los brazos abiertos a los cielos,
Disolviendo los hielos y al instante,
Se fundieron en mí los desconsuelos.

Acepté en mi pecho al caminante,
Abrí toda puerta al bienvenido,
Y apagué en mi voz todo sonido.

Entregué mi jardín al dios amante,
Donde flores silvestres han crecido,
Hoy los pájaros cantan en sus nidos.

viernes, 12 de septiembre de 2008

Zapatos Blancos


Ayer, 10 de septiembre, llegó el perdón caminando con sus zapatos blancos centelleando por la calle larga de la vida. En un comienzo, cuando lo divisé desde mi ventana, me pareció que titubeaba, quizás no había anotado bien la dirección, pero luego, lo vi sacar un papelito amarillo del bolsillo y comprobar que el número era bien el de mi casa.

No toco el timbre sino que entro directamente hasta mi alcoba.
 ¡Buenos días –me dijo- ¿eres tu, Gracia?
 Si –respondí, sorprendida y emocionada- ¿Me traes alguna buena nueva?
 ¡Juzga tu! –dijo- entregándome un ramo grande de violetas blancas.

 ¡Pero como! -le digo-….son blancas….símbolo de la pureza mas perfecta….¿no debieran ser azules?
 ¡Haces muchas preguntas! –respondió- meneando la cabeza.

Permanecí pensativa largo rato mientras las ideas se iban conectando en mi cerebro e iluminándose con luz blanca que me entregaba la comprensión justa. ¡Si!
-exclamé al cabo de unos momentos- ¡las violetas blancas!…ellas….¡la más pura expresión de la pureza! Eso debía dejar entrar a mi centro cardiaco para perdonarme a mi misma y a los demás. Dejarlas cubrir mis antiguas heridas y emociones, trasmutar los pensamientos anquilosados con el suave aroma de sus diminutas flores.

Me levanté de un salto y un apretado abrazo se enredó en Perdón y dándole las gracias salí al patio a recorrer el jardín. No hubo lágrimas emocionadas, ellas vendrían con el correr del día cuando la luz más prístina acudiera hasta mí. Y así lo hizo.

Mientras catastraba las escasas flores del jardín en invierno una idea sobrevoló mi cabeza varias veces diciendo: Ya es tiempo de amar al prójimo y a ti misma. Ya es tiempo de borrar el dolor pasado y reemplazarlo por la dulzura que Perdón te ha traído como regalo de cumple 35 años de ruptura. Ya es tiempo de mirar las imágenes del golpe de estado del 73 sin emoción, sin pensamiento, sin juicio, sin crítica, envolviéndolas amorosamente en el manto bicolor de mi Padre.

Decidí vestir mi mejor traje de terciopelo iridiscente, me puse un chaleco color azul-violeta, calce los zapatos más cómodos, rocié mis manos de channel 5 y partí al encuentro de mis amigas participantes en el taller de autosanación.

Cuando me vieron llegar todas dijeron: ¡Que elegante! ¿De donde vienes? ¿Ocurre algo especial hoy día? Y expliqué -no sin emoción pues ella, el agua de mi vaso, se precipitó por la pendiente de mi rostro bañándolo alegremente- Si, -respondí- hoy es el primer día de mi vida, una nueva vida que comienza con el Perdón anclado aquí en mi pecho. Más importante aún, he tirado el último grillete al fuego puro que Amor me ha regalado y este, sin preguntar siquiera, donde, cuando o porqué, lo ha disuelto. ¡Soy libre! me han crecido dos alas con las que puedo, por fin, volar por sobre los tejados. Hoy he comprendido que no hay pasado ni futuro, que hay sólo hoy y a ese, lo acaricio a cada instante.

Volví a mi hogar a altas horas de la noche envuelta en la certeza del reencuentro con la Paz. Tantos seres celestiales en mi camino de ese día no podían sino augurar cosas buenas para la noche. Perdón, Amor, Paz, me acompañaron ha mi alcoba bendiciendo mis sueños.

Tres de la mañana y alguien que no logro ver me despierta diciendo: lee. Yo obediente, enciendo la luz y leo la página que he dejado marcada. El título es: Bendiciones XI. ¿Cómo? -le digo- cuando caigo en la cuenta que a esas horas de la noche ya es once de septiembre, y con un vuelco en el corazón guardo silencio colocando un dedo sobre mis labios. Siento y veo como una dulce ensoñación me va cubriendo y a aquellos a los que he liberado con mi perdón. Todos al unísono, ascendemos como burbujas arcoíricas dándonos, por fin, el abrazo fraterno de la eternidad toda una.

Al despertar esta mañana de día soleado, una sensación suave se acurrucaba entre mis brazos. La miré enternecida tratando de encontrar sus ojos y lo que vi me llenó los párpado de ilusiones. Perdón, Amor y Paz, adormecidas en el recodo claro de mi pecho, ronroneaban una dulce canción de agua clara estremeciendo mis entrañas. Me habían convertido en madre.

sábado, 6 de septiembre de 2008

Nathalie


Nathalie
Galopa, galopa la yegua bravía,
Galopa galopa la suerte prendida.
Galopa en el potro la dona sumisa,
Galopa en la madre con una sonrisa.
Galopa en la cima sin voz y sin prisa,
Galopa en el viento cuajado de brisa.
Galopa mi niña por una cornisa,
Galopan los sueños de sol de Natita.

Otro.

Cuando cabalga su potro,
Negro retinto que es él,
Nada la hace padecer,
Pues su corazón contento
Lo quiere tan sólo a él.

Jacinto, su potro negro,
Paisa, la madre rosilla,
Los prefiere para la silla,
Y para trotar también.

Nathy cabalga desnuda,
Por los cerros de la Punta,
Cantando al amor y en yunta,
Se aferra sólo al corcel.

Los ojitos, dos luceros,
La cabellera en el viento,
Tiene la dote y talento,
De un caballito cerrero.

Yegua bravía, mi niña,
Libertad, son y palabras
Montando su yegua linda
Con el viento en la garganta.

viernes, 5 de septiembre de 2008

Apocalipsis




Yo a ese texto le pondría,


Una pizca de agua clara,

Y un rayo de sol temprano,

Para adornar la alborada.

 

De los niños, nueve sueños,

De mi madre, la mirada,

De tus besos, toda fuerza,

Para romper esa espada.

 

Nada de miedo dejare,

Sólo esperanzas trenzadas,

Y la luz de las estrellas,

Devolviendo las certezas,

Que se anidan en las almas.

 

¿Para que, Señor quisiera,

A los niños de las hadas,

Llenarlos de pena y miedos,

Llorando bajo la escacha?

 

Al cielo yo prometiera,

Que buenitos se portaran,

Que lavarían sus manos,

Con agua de la montaña.

 

La cara blanca y sonriente,

Cuando ya rompiere el alba,

Trenzando rezos al padre,

Y dándole rosas blancas.

 

Del corazón un arrullo,

Hacia ti, ellos enviaran,

Balbuceando, yo te quiero,

Y cantando a la esperanza.

 

Pues eso eres, mi cielo,

Sólo amor de alas muy blancas,

El perdón eterno y regio,

Que emana cada mañana,

De tus manos, de tu estampa.

 

Envíanos tus sonrisas,

Del Elohim, siete llamas,

El perdón de tu albo pecho,

Y el amor que como manta,

Va cubriendo todo resto,

De pecado y cosa errada.

 

Que mejor manto quisiera,

Esta hija que te llama,

Para pedir por los otros,

Llevando rosas trenzadas,

Como anillo de ilusiones,

Y prender en tu aura clara,

mil y una canción celeste,

y  estrellas de la mañana.

jueves, 4 de septiembre de 2008

Plegaria


No me huyas,
Estamos juntas,
Sigamos haciendo
El mismo camino.

miércoles, 3 de septiembre de 2008

Amada Presencia


Presencia mágica, flor de medio día
Llena de soles tengo la mirada,
Plexo solar, envase de armonía,
Te bendigo, de rosas coronada.

Cantaré, viento sur, las melodías,
Que de mi boca arrecian con tañidos,
De campanas celestes de ese día,
En que tu corazón llego hasta el mió.

Quiero que de mis manos a raudales,
El verso se derrame coronado,
Al fondo de mi pecho ha susurrado.

De la luz que llena de arreboles,
Ha traído amor como sustento,
Llenándome la vida de contento.

sábado, 9 de agosto de 2008

Mas allá


Este amor que siento y quita el duelo,

De tu partida, madre, arranca el sello,

Del misterio, eterno desconsuelo,

De la vida que siendo lo mas bello,

Se escabulle y nos lleva bajo el suelo. 

Este amor que me llena de destellos,

Sólo puedo pensarlo y ofrecerlo,

Al eter de la vida, hacia los cielos,

Aunque a ti quisiera regalarlo,

Y en tus brazos, dulce caramelo,

Fundirme como espuma y este alegro,

Lo envío jubilosa hacia el silencio.

Amado Amante


Si por tus besos, yo mi vida diera,

En  tus caricias, grácil, enredara,

Los pensamientos un suspiro fueran

En la dulzura fresca de tu almohada.

 

Si en el viaje de amor, te estremecieras

Y en tus frondosas alas me llevaras

Las pasiones en verso yo vertiera

En la profundidad de sabanas bordadas.

 

Si tus labios de fuego, se prendieran,

Y tus piernas como espigas me buscaran

La dulzura de amarte no escondiera,

Regando tus cumbres con mi sabia.

 

Si la cúspide del cielo, tu alcanzaras,

Con las caricias que te prodigada

Los bríos de mis noches yo te diera

Y mi cuerpo, a ti, siempre entregara.