lunes, 6 de octubre de 2008

Pecados de Pecadores en Red


Normy desde Argentina ha dicho :

Hay pecados por todos conocidos,
que por poco original no son usados,
hay pecados que vuelven del pasado,
y traen su resabio envejecido.

Hay pecados veniales como Puertas,
hay pecados mortales de bolsillo,
hay otros que me acuerdo muy sencillos,
y hay otros en que ya perdí la cuenta.

Hay pecados dulcísimos y hermosos,
que no quiero dejar, aunque lo intento,
cuanto mas los atrapo, mas los rento,
y quedan en tus brazos sudorosos.

Hay pecados mayores y tremendos,
y los hay del tamaño de una bula,
cuando siento mi ser lleno de gula,
al borde de la mesa del sustento.

Y los hay, esos pecados con castigos,
en caseta de cura murmurados,
¡diez rosarios te ordenan! y afligido,
los dejas en la cruz del incensario.

Pero hay otros de Mayor, de Gran tamaño,
de los que no quisiera padecer,
cuando en los ojos niños de un anciano...
en la puerta de un Templo ciudadano,
le niegas los mendrugos, que Comer.


Magda desde España ha colaborado :

Hay pecados que no son sino bendiciones,
En cambio otros son pura abominación.
Hay pecados que merecen ser cometidos una y otra vez.


Normy insiste:

Me gustan los pecados clandestinos,
desde donde mirar no se los deja,
bailarme un pasodoble con Emilio,
y una ranchera country con el "Cejas".

Me gustan esos grandes bien logrados,
parar en Chile...y dormir la siesta,
bailar una cuequita con Gonzalo, d
ejarte un abrazo, si aun estas despierta.


Gracia Gadel desde Chile contribuye:

Hay pecados antiguos y hay modernos,
hay pasados y hay otros de los nuevos,
hay enormes y pequeños eso entiendo,
hay medianos y mediocres de los buenos.

Cuando caigo en el pecado de lo antiguo,
cuando esbozo uno pequeño con la mano,
mas me gusta el verso pues ufano,
le hace quite al pecado por castigo.

Me gustan los pecados colegiales,
que andan cautos por la acera de los niños,
son medianos y pequeños, no les riño,
porque así han de saber cual es profano.

No acepto los pecados de los hombres,
que le niegan el pan al desvalido,
me rebelo contra el tonto que ha creído,
que es mejor pues su mesa tiene brillo.

Me gustan los pecados de los viejos,
son sutiles y efímeros lamentos,
los mandan hacia el cielo en un intento,
de llamar la atención del dios querido.


Jefe "pecador" Cejas desde México agrega:

Hay pecados que se esconden tras virtudes,
hay pecados que se sientan a esperarte,
hay pecados que requieren de amplitudes,
hay pecados que no puedo ya contarte.

Un pecado solitario y pequeñito se ha formado,
se ha creado entre tus manos milagrosas,
se ha llenado de los besos que me has dado,
se ha nutrido al calor de muchas cosas.

El pecado del que hablo no es de muerte,
es pecado que se vive en tus latidos,
es pecado al que yo aspiro si es mi suerte,
el pecado de tus besos prometidos.


Jefe "internacional" Cejas sigue agregando:

Me gustan los pecados clandestinos,
que hacen del amor un contrabando,
me gustan los pecados Argentinos,
que mueven tu cadera con el tango.

Me gusta a mí pecar cuando el desfile,
de bellas y adorables mujercitas,
por eso es que me gusta hacerlo en Chile,
bailando con pecado las cuequitas.

Si quiero resguardar mi anonimato,
me gustan los pecados Colombianos,
de aquellos que bailando Vallenato,
pecando despacito entre tus manos.

Bailando el paso doble allende el mar,
quisiera redimir mi penitencia,
con lindas Españolas a pecar,
y así me quito el peso de conciencia.

Mariachi yo prefiero en mis pecados,
bailando con el ritmo de mi tierra,
pecados que ya di por olvidados,
y busco revivir con la que quiera.


CANTACLARO desde Colombia responde:

Son húmedos mis pecados,
dichosa noche, atrevida,
eres bravo mexicano,
ven conmigo, vida mía.

La experticia he dedicado,
a veniales distraída,
los mortales deseados,
ven feliz a mi guarida.

Ardo en fuego delicado,
envidiosas tus queridas,
sacia mi deseo alzado,
a mi pronto, estoy perdida.

Este hambre ya ha empezado,
y se inicia desmedida,
que a saciarme dedicado,
y feliz quedo dormida.


Jefe “redimido” Cejas le responde:

Pecado sería acaso no escucharte,
no acudir presuroso a tus llamados,
pecado hubiera sido no estrecharte,
y dar por no vividos tus pecados.

Pecado hubiera sido no adorarte,
no besar tu cuerpo enamorado,
no dejar en tu espalda mi estandarte,
no gozar con tu anhelo conquistado.

Si pecar me condena al sufrimiento,
si el pecado cometido es de muerte,
penitencia bien ganada mi tormento,
lo que venga bienvenido así mi suerte.

No he pecado pues lo tengo merecido,
he llegado hasta llorar sobre tu espalda,
fue pecado el no quitarte a ti el vestido,
fue pecado no morir bajo tu falda.


CANTACLARO coquetea:

Consumida en pecados sublimados,
felicidad pecar dichas causando,
goza el pecador ardores pecando,
pecados son infiernos anhelados.

Mis pecadores afines, amados,
pecados clandestinos voy gozando,
amante de Satán me estoy quemando,
placeres ricos cuerpos calcinados.

Pecadora excelsa de Tierra y Cielos,
como tú que aparezcan mil demonios,
voy fundida en delicias con mi amado.

Déjame en pecando, alzo raudos vuelos,
pecar húmedo, música, jolgorios,
quiero yo morir, pecando a tu lado.


Verónica nos dice desde Uruguay:

Estos versos son un ejemplo de discriminación para con mi paisito......
Hay pecados de Argentina, Chile, España, Colombia, México.........
se olvidan del país de los pájaros pintados!
Otra forma de leer esto sería muy liberadora,
ya que nos hemos liberado del peso del pecado!
! No es poca cosa!
Con ese negativización de la vida dejada de lado,
¿Será que los uruguayos estamos parados ya en otros portales?
El señor jefe habla de tango, dejando de lado a Uruguay,
siendo que el himno de los tangos brotó de versos uruguayos,
de las manos de un uruguayo. En fin......
Soy el saltamontes discriminado.


Jefe Cejas responde abochornado

Quisiera yo un pecado en río de plata,
pecado de pasión a lo Uruguayo,
bailando con su música que mata,
y si lo llego a olvidar, me parta un rayo,
¡Pecadora eres!
Servida MPS (mi pequeña saltamontes).

Cerateado desde Argentina dice:

Pecado sería callar y hablarte de sus porque
Pecado sería el no ser y triste a veces puede ser
Pecado sería tu caña en mi dulce lago...
Pescado sería en tu plato.

Y ahí que demonios hago...

Pecado sería mi silencio
en tus brazos acurrucado
pecado mis dulces besos
mirando para otro lado

Pecado seria mi cuerpo
no por ti acariciado
pecado tus amarguras
sin por mi ser consolado.

Gonzalo Torres desde Chile agrega:

El pecado de la cueca es mirar a los ojos a china
pero subirse en la moto de la vecina.
o mejor dicho como buen ladino:
¡Te bailas una cueca con la enamorada
y luego la sigues con la hermana! sankius.

Jefe, permiso, llegó la hermana.

Alicia Abatinni entristecida desde Argentina dice:

El pecado cuando no es pronunciado no es pecado...

En realidad hoy ya no hablamos de pecado,
falta la culpa, o la tristeza en algunos.

Un trabajo excelente de todos.
Lástima que no podía entrar, eso sí es un pecado.

José Javier anonadado, desde España nos dice:
¡Cuánto, cuánto habéis pecado!
Arrepentíos,
pues se acerca el fin de Google,

y quien no esté a bien con su creador

se precipitará en la Gehenna.

Gracia agrega para todos:

Han sido un resplandor todos los versos,
mucho cuales por viejos no olvidados,
han salido del cuerpo muy intensos,
ha roto las argollas del candado.

Norma nos trajo al ruedo del pecado,
nos halo con sus voces de torera,
nos puso en medio de la estera,
para así recordar al olvidado.

Gracias te doy amiga de allá enfrente,
detrás de cordilleras y de montes,
por haber despertado con tus dotes,
las palabras que brotan de la esfera.

Si un pecado se olvida en el tintero,
o que alguno ha quedado en el resabio,
déjalo andar, ponlo entre tus labios,
para que yo lo copie con esmero.

1 comentario:

EMMuñoz dijo...

Como veo que yo falto
en esta cita importante,
quiero darte en este instante
mi sentimiento mejor.

Soy el manchego sufrido
por no quererle las damas,
y que en su causa reclama
que me tengas como amigo.

Ya me veo correspondido
por tu cariño, mi hermana,
y ya me vuelve la gana
al sentirme tan querido.

Bello, blog, Gracia.

Emilio.