sábado, 20 de diciembre de 2008

Los Amantes


Los amantes cuando se aman se bendicen,
Se retuercen como aladas madreselvas,
Se rocían con perfumes de la aurora,
Se estremecen como juncos en la brisa.

Los amantes se besan y se prueban,
Se juntan en los montes de delicias,
Se carcomen como ráfagas de viento,
Enloquecen con la última caricia.

Los amantes son briosos caballeros,
Se sujetan de las crines y se ausentan,
Viajan raudos en la noche incierta,
Llenando de latidos la foresta.


Los amantes cuando se hablan dan suspiros,
Se miran a los ojos cautivados,
Se cogen por las manos enamorados,
Y se incrustan en los labios coronados.

Los amantes cuando se oyen muy quedados,
Se contemplan y escuchan sus suspiros,
Se silencias captando los gemidos,
Se iluminan cuando todo ha terminado.

Los amantes son el beso siempre alerta,
La caricia y el suspiro ahí latente,
Se confunden con el canto de la fuente,
Y se inundan con el agua del torrente.

Los amantes como nube blanca y ágil,
Se deleitan por el viento acariciados,
Cristalinos cual antorchas de luz frágil,
Alumbran los rincones olvidados.

2 comentarios:

F.L dijo...

me sabe a Girondo...

una torpe opinion

G R A C I A G A D E L dijo...

Nada es torpe, sólo te trae al recuerdo algo conocido.
Abrazos.