jueves, 25 de septiembre de 2008

Silencios


Aquí en mi pueblo, en este pueblo mío
el silencio anclado en las raíces de las flores
reina como espectro taciturno.
Sólo los pájaros abren brechas, irreverentes,
en la tela oscura del silencio nocturno.
Pero son bienvenidas las golondrinas,
ellas pían despacio para no despertar
a los botones de oro adormecidos.
Nada los acaricia, y aunque el viento
errabundo les trae las noticias
de la vida allá afuera
ellos callan sus voces mezclando sus perfumes
al pálido reflejo de la fuente.

2 comentarios:

Anaís dijo...

Una gozada tu blog, mi niña y este poema es una preciosidad como todo lo que tú escribes.
¡Enhorabuena por entrar a formar parte de los blogur@s!
Besos y cariños

G R A C I A G A D E L dijo...

Gracia Anais, Y que bueno que te gustaron los poemas.
Ya hace mucho que estoy en estos espacios.

Gracia